Factor Maya

  Sabiduria Maya Galactica

Blog

Sabiduria ancestral

ver:  todos / resumen

ZONA ARQUEOLOGICA DE DAINZU, OAXACA

Publicado el 22 Ee diciembre Ee 2015 a las 13:00 Comments comentarios (0)

ZONA ARQUEOLÓGICA DE DAINZÚ, OAXACA

El sitio de Dainzú fue construido algunos siglos antes que Monte Albán, como lo demostró la cerámica obtenida durante las excavaciones y fechada como perteneciente a 700-500 a.C., fase Rosario, por lo que es probable que desempeñara un papel definitivo en el desarrollo de la que fuera la primera capital de los zapotecos. Las características de construcción de Dainzú son muy peculiares, principalmente las de sus primeras fases, ya que el área de gobierno o administrativa del lugar se proyectó para estar adosada estratégicamente al cerro, lo cual le daba supremacía y resguardo respecto del valle.

Los edificios principales están orientados hacia el poniente –uno de los rumbos de más fuerte carga religiosa en el mundo prehispánico– y fueron construidos sobre enormes terrazas, de tal manera que ofrecen la apariencia de formar un todo con el cerro, lleno de plataformas con casas, templos y patios intercomunicados por pasillos, plazas y escaleras. Los edificios que han sido más explorados son el A y el B.

IMÁGENES: A. El Edificio A está revestido con losas que muestran en relieve jugadores de pelota en actitudes muy dinámicas. B. Este juego de pelota no es el único de la Dainzú, pero sí el único restaurado. C. Cabeza con careta de un jugador de pelota de Daizú. Museo de Monte Albán Oaxac. D. Dainzú y zonas arqueológicas aledañas. Otros atractivos turísticos.

Foto: Gerardo González Rul / Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Dainzú”, y se publicó íntegramente en la edición especial de Arqueología Mexicana, núm. 24, titulada Recorridos por Oaxaca, Valles Centrales.






CODICE DE DRESDE

Publicado el 20 Ee diciembre Ee 2015 a las 15:35 Comments comentarios (0)

CÓDICE DE DRESDE

Trata de asuntos adivinatorios que se desenvuelven en un complejo marco de rituales vinculados a la cosmovisión, la astronomía y los sistemas calendáricos. Entre los principales temas se encuentran secciones dedicadas particularmente a la deidad lunar, el ciclo venusino vinculado al Sol y a la Luna, profecías asociadas a los katunes, una serie de fechas calculadas a partir de los números registrados dentro de las ondulaciones de cuerpos de serpientes, un diluvio, rituales de año nuevo y de ciclos agrícolas, así como tablas de múltiplos de varios números. Páginas 25 y 26 del Códice de Dresde.

Reprografía: Marco Antonio Pacheco / Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “El calendario maya”, y se publicó íntegramente en la edición especial, que ahora está vigente, de Arqueología Mexicana, núm. 65, 5 kab’an / 2016.



CULTURA HUASTECA

Publicado el 18 Ee diciembre Ee 2015 a las 15:05 Comments comentarios (0)

CULTURA HUASTECA

Se trata de una de las culturas que desde épocas tempranas habita una misma región, por lo que la denominación geográfica corresponde con la cultural. Los huastecos presentan algunos rasgos culturales que los distinguen del resto de las sociedades mesoamericanas. Los huastecos son el único grupo hablante de una lengua de filiación maya que no habita en la región maya, y se supone que se habrían separado de ese tronco común alrededor de 900 a.C. Aunque las primeras aldeas se remontan a 600/1500 a.C., fue durante el Clásico que la zona alcanzó el primero de sus apogeos y se desarrollaron los rasgos culturales que la caracterizan. En el Posclásico (900-1521 d.C.) la cultura huasteca vivió su mayor esplendor y se extendió sobre un amplio territorio que se encontraba dividido en varios señoríos independientes. Los toltecas, en el Posclásico Temprano (900-1200 d.C.), y los mexicas, en el Tardío (1200- 1521 d.C.), realizaron incursiones a la zona; de hecho. los mexicas establecieron provincias tributarias, como Tuxpan, desde las cuales se enviaban diversas materias primas y productos terminados, entre los que destacan las mantas bordadas.

Entre los elementos que distinguen a la cultura huasteca se encuentra la arquitectura con esquinas redondeadas y la escultura, en la que se reflejan algunos de los elementos distintivos de los huastecos: la deformación craneana y el adorno del cuerpo con pintura y escarificaciones. En buena parte del arte huasteco se encuentran elementos que son generalmente asociados al dios del viento, como el tocado cónico y el abanico de plumas.

IMÁGENES: A. La ciudad huasteca de Tamuín, San Luis Potosí. B. El adolescente. El Consuelo, Tamuín, San Luis Potosí. Museo Nacional de Antropología. C. Sacerdote asociado con la muerte y Venus. El Naranjo, Veracruz. Museo Nacional de Antropología.

Ilustración: Benjamín Orozco / Raíces. Fotos: Marco Antonio Pacheco / Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Cultura huasteca”, del autor Enrique Vela, y se publicó íntegramente en la edición especial de Arqueología Mexicana, núm. 34, titulada Culturas prehispánicas de México.





TULUM, PERLA DE LA COSTA ORIENTAL, QUINTANA ROO

Publicado el 17 Ee diciembre Ee 2015 a las 0:20 Comments comentarios (0)

TULUM, PERLA DE LA COSTA ORIENTAL, QUINTANA ROO

En 1518, siguiendo la costa frente a Cozumel, Juan de Grijalva encontró tres pueblos que, según su capellán mayor, Juan Díaz, “estaban separados cerca de dos millas uno de otro ... en ellos [había] muchas casas de piedra y torres muy grandes, y muchas casas de paja… Más adelante, navegando hacia Bahía de la Asunción, habrían dado con un sitio … tan grande que la ciudad de Sevilla no podría parecer mayor y mejor”. Finalmente, ese mismo día llegaron” ... hasta una playa que estaba jumo a una torre, la más alta que habíamos visto, y se divisaba un pueblo muy grande [seguramente Tulum]”. No era la primera vez que se consignaba la aparente monumentalidad y el tamaño inusual de los asentamientos de la Costa Oriental de Yucatán. Un año antes, Hernández de Córdoba, impresionado por el tamaño del primer pueblo que encontró -posiblemente Ecab, en el área de Cabo Catoche- , le dio el nombre de Gran Cairo. En algunos de los templos de ese mismo pueblo, Hernández de Córdoba encontró, por cierto, artefactos que creyó eran de oro.

Estas primeras noticias hicieron de Yucatán -y en especial de la región ele la costa del Caribe- el destino deseado por muchos expedicionarios. La idea de que era una región muy poblada, de grandes ciudades, y en la que abundaba el oro, fue la que motivó a Francisco Montejo a emprender la conquista de Yucatán y a emplazar en la Costa Oriental su primer centro de operaciones.

IMÁGENES: A. El Castillo. Zona arqueológica de Tulum, Quintana Roo. B. El Templo de los Frescos. Tulum. C. Panorámica de Tulum. D. Muy cerca de Tulum están otros sitios mayas, como Cobá y Muyil.

Esta publicación es un fragmento del artículo “La Costa Oriental de Quintana Roo”, del autor Luis Alberto Martos López, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 54, titulada Los mayas del norte de Quintana Roo.






 

EL MURAL DE LOS BEBEDORES DE CHOLULA, PUEBLA

Publicado el 15 Ee diciembre Ee 2015 a las 19:10 Comments comentarios (0)

EL MURAL DE LOS BEBEDORES DE CHOLULA, PUEBLA

Como parte del Proyecto Cholula, dirigido por el arquitecto Ignacio Marquina, el mural fue descubierto en 1969 por el arqueólogo Ponciano Salazar en el lado sur de la Gran Pirámide, seis niveles abajo del llamado Patio de los Altares. La pintura ornamenta 56 m de largo por 2.5 m de altura de la cara interior de un muro que delimitaba un espacio palaciego, y constituye una de las obras pictóricas de gran formato más extraordinarias de Mesoamérica por la desinhibición de su temática.

La escena muestra a 110 personas cuya actividad central es beber. Excepto por tres o cuatro ancianas que se distinguen por sus arrugas y sus largas faldas, se trata de hombres jóvenes que visten sólo un maxtlatl o taparrabo, o que están desnudos; empero, sus collares y orejeras verdes, sus elaborados peinados o tocados, y las máscaras que algunos portan, les señalan como miembros de un grupo selecto (fig. 2). Unos cuantos sujetos esbeltos aparecen de pie, cargando o sirviendo un líquido (fig. 1). Los demás se distribuyen sentados, la mayoría en parejas frente a grandes recipientes de los que extraen e ingieren un licor.

IMÁGENES: A. Algunos hombres esbeltos aparecen de pie, cargando o sirviendo un líquido. Los demás están sentados frente a grandes recipientes que, se ha interpretado, contienen pulque. B. Excepto tres o cuatro ancianas, la mayor parte de los participantes del ritual de embriaguez son hombres jóvenes. C. Además hay un chango, animal que se asociaba con la diversión y las bebidas embriagantes. D. Algunas de las vasijas pintadas en el Mural de los Bebedores son distintivas de Cholula. E. Las vasijas pintadas en el mural son similares a las procedentes de excavaciones arqueológicas, y se les ha fechado entre 200 y 250 d.C.

Fotos: © Gabriela Uruñuela







LOS MUROS PINTADOS DE BONAMPAK, CHIAPAS

Publicado el 7 Ee diciembre Ee 2015 a las 0:50 Comments comentarios (0)

LOS MUROS PINTADOS DE BONAMPAK, CHIAPAS

Enclavados en pleno corazón de la Selva Lacandona, en el valle del río Lacanhá, a pocos kilómetros de la frontera con Guatemala, yacen los vestigios de esta importante ciudad maya, cuyo apogeo ocurrió en el Clásico Tardío (600-800 d.C.). Bonampak (“muros pintados”) es de reducidas dimensiones, pues ocupa sólo 4 km cuadrados. Del conjunto sobresalen la Gran Plaza y la Acrópolis.

IMÁGENES: A. La densa Selva Lacandona sirve de marco a la Acrópolis de Bonampak, conjunto levantado sobre una colina baja y en el que se encuentra el famoso Edificio 1. También conocido como el Edificio de las Pinturas, esta construcción de tres cuartos alberga cerca de 112 m cuadrados de pintura mural que han dado renombre a Bonampak (“muros pintados”). B. Las escenas del cuarto 1 se relacionan con una ceremonia de dedicación del edificio en que se encuentran los murales, al cual, en las inscripciones, se le da el nombre sagrado de “Seis Mar”. También se indica la fecha del acontecimiento, 11 de noviembre de 791 d.C., y el nombre del señor que auspicia la ceremonia, Chaan Muan II, uno de los más distinguidos miembros de la dinastía de Bonampak. Además del gobernante y sus invitados, en la escena aparece una procesión de músicos y actores. C. La secuencia narrada en las pinturas de Bonampak culmina con las escenas del cuarto 3. Todas están asociadas a una ceremonia en la que participan numerosos personajes: señores, músicos, danzantes, y en una sección aparecen dos señoras de la elite de Bonampak, quienes se perforan la lengua en un rito de autosacrificio.

Foto: Guillermo Aldana / Raíces. Reprografías: Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Bonampak, Chiapas”, y se publicó íntegramente en la edición especial de Arqueología Mexicana, núm. 20, titulada Recorridos por Chiapas. Guía visual.





Arqueologos mexicanos han hallado en el Templo Mayor un pasillo subterraneo que lleva al corazon del Cuauhxicalco, una plataforma circular donde los aztecas incineraban los restos de sus reyes.

Publicado el 2 Ee diciembre Ee 2015 a las 10:45 Comments comentarios (0)

El equipo del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, liderado por el arqueólogo Leonardo López Luján, ha descubierto un túnel de 8,4 metros que conduce a una plataforma circular donde se supone que los aztecas cremaban los restos de sus reyes durante su gobierno de 1325 a 1521, informa 'Daily Mail'.

 

Al final del túnel se encuentran dos entradas selladas con piedras, que todavía no han sido exploradas. López Luján sostiene que puede tratarse de dos cámaras funerarias con los restos incinerados de algunos gobernantes de Tenochtitlán, como Moctezuma I y sus sucesores, Axayácatl y Tízoc, dada la datación relativa de las construcciones que las rodean.

 

Los arqueólogos esperan comenzar en 2016 la excavación de las entradas bloqueadas y estiman que el nuevo hallazgo es significativo, dado que podrían encontrar elementos aztecas y objetos vinculados a los emperadores.

 

Los arqueólogos encontraron el Cuauhxicalco, una plataforma ceremonial decorada con cabezas de serpiente, en 2011. Durante las exploraciones en el lado norte del Cuauhxicalco en 2013, los expertos quitaron una roca de tres toneladas que bloqueaba la boca del túnel en el yacimiento arqueológico y encontraron un hueco con una caja de ofrendas rituales que incluían ornamentos de oro y huesos de águilas e infantes, entre otras cosas. Fue entonces cuando un investigador detectó indicios de un pasillo que al parecer conducía más allá, al interior del Cuauhxicalco.


EL TEMPLO DEL SOL DEBAJO DE LA CATEDRAL DE MEXICO

Publicado el 1 Ee diciembre Ee 2015 a las 0:45 Comments comentarios (0)

EL TEMPLO DEL SOL DEBAJO DE LA CATEDRAL DE MÉXICO

Bajo la Catedral se encuentra un importante grupo de edificios que fueron parte del recinto ceremonial de México-Tenochtitlan. La mayoría de la información sobre ellos proviene de las exploraciones arqueológicas realizadas durante las obras de ingeniería para corregir el hundimiento de la Catedral y el Sagrario Metropolitano.

A varios metros de profundidad, literalmente en las entrañas de la urbe, además del impresionante trabajo de cimentación, pueden observarse los restos del Templo del Sol, el que, al igual que el Templo Mayor, cuenta con siete superposiciones o épocas constructivas. En uno de sus muros, el norte, se observa empotrada un lápida tallada en relieve con el glifo chalchihuítl, relacionado con el Sol. Se ven además los restos de una plataforma próxima a ese templo.

Mediante el Programa de Arqueología Urbana se han intervenido varios inmuebles y predios y en todos ellos se han encontrado datos importantes que contribuyen al conocimiento de la antigua Tenochtitlan. En algunos de ellos se ha dejado a la vista parte ciclos vestigios encontrados para dar al visitante un atisbo de la enorme riqueza arqueológica que subyace bajo el Centro Histórico de la ciudad de México. Estas llamadas Ventanas Arqueológicas muestran lo mismo vestigios de los diversos edificios del recinto ceremonial que restos de las construcciones virreinales que las cubrieron.

IMÁGENES: A. El Templo del Sol. B. El Templo del Sol, se ven los pilotes de madera y las huellas de algunos de éstos que se usaron en tiempos coloniales para cimentar el Sagrario. C. Una de las esquinas del Templo del Sol. D. Debajo del Sagrario se encontraron diversos vestigios prehispánicos; algunos de ellos se pueden ver junto con la recimentación del Sagrario, de suyo una obra admirable.

Fotos: Boris de Swan / Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Ventanas arqueológicas. Sagrario de la Catedral Metropolitana”, y se publicó íntegramente en la edición especial de Arqueología Mexicana, núm. 33, titulada Ciudad de México. Guía arqueológica.






LOS ORIGENES DE TENOCHTITLAN Y TLATELOLCO

Publicado el 21 Ee noviembre Ee 2015 a las 18:50 Comments comentarios (0)

LOS ORÍGENES DE TENOCHTITLAN Y TLATELOLCO

A principios del siglo XIV llegó a la Cuenca de México un último grupo: los mexicas (tenochcas), cuya identidad es un enigma porque en el Códice Xólotl no aparecen vestidos ni como chichimecas ni como toltecas, sino como sacerdotes a los que reconocemos por un tipo de capa corta (xicolli). Según ese mismo códice, Acolhua fue quien les concedió tierras para que se asentaran: sería en un islote en medio del lago de Texcoco, donde los recién llegados compartieron espacio con los colonos de Azcapotzalco que allí se hallaban, dedicados a la pesca y a la extracción de sal. Los problemas entre ambos grupos debieron aflorar muy pronto, y fue entonces cuando se vieron en la necesidad de poner ciertas lindes y fundar dos nuevos señoríos con sus respectivos tlatoque: Tenochtitlan, donde vivirían aquellos recién llegados, y Tlatelolco, conformado por los colonos azcapotzalcas.

IMAGEN: Llegada de los mexicas (tenochcas) a la Cuenca de México y su asentamiento en la zona pantanosa donde está el islote de México. El glifo de la mano con agua se lee como Acolhua. La línea punteada que lo une con el personaje de ese nombre indica que las tierras eran de Acolhua. Códice Xólotl, plancha IV. BNF.

Digitalización: Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Azcapotzalco, Tenochtitlan y Tlacopan. Tres siglos de encuentros y desencuentros” de la autora María Castañeda de la Paz, y se publicó íntegramente en la edición regular, que ahora está vigente, de Arqueología Mexicana, núm. 136, titulada Azcapotzalco y Tacuba.



LOS INICIOS DE LA EXPANSION DEL IMPERIO TEPANECA

Publicado el 21 Ee noviembre Ee 2015 a las 0:10 Comments comentarios (0)

LOS INICIOS DE LA EXPANSIÓN DEL IMPERIO TEPANECA

En una carta escrita en latín al rey de España en 1561 por nobles indígenas de Azcapotzalco, se describe a Tezozómoc como antiguo “señor de nuestro pueblo […] muy rico y generoso, pero sobre todo muy longevo”, el cual “puso a sus hijos, que los tuvo numerosos, como señores de las colonias por él fundadas”. En efecto, una amplia red dinástica con centro en Azcapotzalco daba estructura al imperio tepaneca.

La expansión tepaneca continuaba, y nuevas conquistas se iban sucediendo, siempre con la colaboración de los centros vasallos subordinados a Azcapotzalco, entre los que se contaba Tenochtitlan. Es así como las fuentes mexicas relatan las conquistas de sus primeros tlatoque, y se dice, por ejemplo, que Acamapichtli de Tenochtitlan y su hijo y sucesor Huitzilíhuitl (1391-1415) conquistaron Cuauhnáhuac, Xochimilco o Xaltocan, entre otros altépetl. Aunque las fuentes mexicas se adjudican tales conquistas como propias, han de ser consideradas como tepanecas, pues los mexicas participaron sólo como integrantes de la coalición dirigida por Azcapotzalco.

IMÁGENES: A. Tezozómoc premió los servicios de su vasallo Huitzilíhuitl otorgándole a una de sus hijas como esposa. El hijo de aquella unión, y sucesor, Chimalpopoca, encarnaba el nexo dinástico entre la capital hegemónica tepaneca y el centro mexica subordinado. B. Las fuentes mexicas representan como propias las conquistas de sus primeros tlatoque, como Huitzilíhuitl (a), pero hemos de interpretarlas como tepanecas, pues si participaron en tales campañas fue como integrantes de la coalición dirigida desde Azcapotzalco. Códice Mendoza, f. 3v.

Información: Carlos Santamarina. Digitalización: Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Tezozómoc y Tenochtitlan” del autor Carlos Santamarina, y se publicó íntegramente en la edición regular, que ahora está vigente, de Arqueología Mexicana, núm. 136, titulada Azcapotzalco y Tacuba.




EL IMPERIO MEXICA Y EL TRIBUTO

Publicado el 19 Ee noviembre Ee 2015 a las 18:55 Comments comentarios (0)

EL IMPERIO MEXICA Y EL TRIBUTO

Fue en 1502 cuando muere Ahuízotl y asume el trono Moctezuma II Xocoyotzin, hijo de Axayácatl. Es él quien regirá los destinos de Tenochtitlan hasta 1520, año en que muere en circunstancias poco claras. Antes de la llegada de los peninsulares, los mexicas se encuentran en su máximo esplendor tanto a nivel económico como en lo político. El Estado mexica ha logrado extender su dominio a buena parte de Mesoamérica y adquiere un carácter imperial caracterizado, como todo imperio, por rebasar sus propias fronteras con el fin de someter otras regiones, a las que les impone un tributo que reviste formas diferentes. Además del tributo interno aplicado a sus propios gobernados mexicas –del que están exentos los nobles–, se cuenta con el tributo externo, que se impone por medio de la entrega periódica a Tenochtitlan de diversos productos o en mano de obra de los vencidos, que tienen que colaborar, en su caso, en las grandes obras imperiales. Una característica del tributo externo es que, al parecer, no preocupa tanto el apoderarse directamente de la tierra conquistada o imponer sus dioses, sino apropiarse de la fuerza de trabajo ajeno, como son los productos cultivados, los elaborados, como trajes de guerreros, mantas, pieles, plumas, caracoles, conchas, cargas de maíz y frijol, y mucho más, sin olvidar las materias primas existentes en las distintas regiones que finalmente se concentran en Tenochtitlan.

IMÁGENES: A. Ignacio Marquina, Templo Mayor de Tenochtitlan, acuarela. B. En un “Año de diez conejos y de 1502. Murió Ahuitzol y eligieron por señor a Montezuma, el que halló el marqués [Hernán Cortés] cuando vino a la [esta] tierra.” Códice Telleriano-Remensis, foja 41r. C. Moctezuma II, los tlacuilos o pintores lo dibujaron sin armas de guerra; en la mano derecha lleva una fisga, herramienta para la pesca, que lo identifica como señor de la ciudad rodeada por agua. Manuscrito Tovar

Esta publicación es un fragmento del artículo “Moctezuma II. La gloria del imperio”, del autor Eduardo Matos Moctezuma, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 98, titulada Moctezuma Xocoyotzin. Gloria y ocaso del imperio mexica.





AZCAPOTZALCO, EL PUEBLO DE LOS PLATEROS

Publicado el 19 Ee noviembre Ee 2015 a las 18:55 Comments comentarios (0)

AZCAPOTZALCO, EL PUEBLO DE LOS PLATEROS

Las escuetas remembranzas de Díaz del Castillo sobre los llamados “plateros de Montezuma” hacen preguntarnos por qué este experimentado grupo no residía en Tenochtitlan y laboraba, como casi todos los orfebres, en el Totocalli o Casa de las Aves, es decir, en los talleres del principal complejo palaciego de la isla. Las respuestas a esta interrogante quizás se encuentran en razones de índole económica, así como en la peculiar configuración social y política de Azcapotzalco. Recordemos, en primer lugar, que la antigua capital de los tepanecas era una pujante urbe, dotada de un entorno fértil y bien irrigado, una población cuantiosa y un denso patrón de asentamiento. Su marcado carácter artesanal se veía favorecido por la llegada constante de materias primas, productos semiprocesados y objetos terminados a través de complejas redes comerciales y tributarias. De esta manera, los orfebres azcapotzalcas podían hacerse de la cera de abeja y la resina de copal para la elaboración de modelos; de metales como el oro, la plata, el cobre y el plomo en estado nativo o mineral, y del alumbre para lograr productos con superficies enriquecidas en oro.

IMÁGENES: A. Otontecuhtli, patrono de Azcapotzalco y protector de los lapidarios y los orfebres. Primeros Memoriales, f. 262r. B. Los varones recién nacidos recibían las insignias de sus futuras profesiones: la carpintería (a), la plumaria (b), la pintura (c), la orfebrería (d) y la guerra (e). En cambio, las niñas recibían como insignias una escoba (f) y los implementos del hilado y el tejido (g). Según el f. 57r del Códice Mendoza,

Reprografías: Oliver Santana, M.A. Pacheco / Raíces




MOCTEZUMA II Y LA GUERRA DE CONQUISTA EN EL VALLE DE PUEBLA

Publicado el 19 Ee noviembre Ee 2015 a las 13:45 Comments comentarios (0)

MOCTEZUMA II Y LA GUERRA DE CONQUISTA EN EL VALLE DE PUEBLA

La Triple Alianza fue, bajo el reinado de Moctezuma, el imperio más extenso y la entidad política más poderosa de Mesoamérica. Sin embargo, las guerras de Moctezuma II contra Tlaxcala y Huexotzinco fueron a veces desastrosos descalabros; durante su reinado, tuvo cuando menos seis grandes batallas contra esos enconados enemigos del cercano valle de Puebla. De éstas, fue claramente derrotado en dos, una vez por Huexotzinco y otra por Tlaxcala; las otras terminaron sin ser decisivas para ninguno de los contrincantes. Si bien Moctezuma II se declaró públicamente satisfecho por la cantidad de prisioneros obtenidos en esas batallas, es claro que no salió victorioso en ninguna. El valle de Puebla continuó fuera de la red imperial. Sin embargo, la política paralela de Moctezuma II de aislar y estrangular a los tlaxcaltecas eventualmente hubiera sido exitosa, si la llegada de los españoles no hubiera interrumpido sus propósitos. Las guerras de conquista emprendidas por Moctezuma II, que eran presentadas como “guerras floridas”, se emprendían con fiereza porque la Triple Alianza intentaba debilitar y a la postre conquistar a las ciudades-Estado que rodeaban a las regiones autónomas. Así, en Cuatzontlan y Xaltepec mandó matar a los viejos y dejó vivos a los jóvenes.

IMÁGENES: A. Retrato de Moctezuma II, pintado a finales del siglo XVII. Museo degli Argenti, Florencia. Italia. B. Los bienes suntuarios obtenidos de cientos de ciudades-Estado daban prestigio al poder imperial, intimidaban a los enemigos y financiaban guerras cada vez más costosas. Recompensa de capas y atuendos militares ganados por los guerreros que capturaron enemigos. Códice Mendoza, f. 64r.

Digitalización: Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Moctezuma II: la expansión del imperio mexica”, de la autora Frances Berdan, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 98, titulada Moctezuma Xocoyotzin. Gloria y ocaso del imperio mexica.




TENOCHTITLAN Y TLATELOLCO

Publicado el 19 Ee noviembre Ee 2015 a las 0:15 Comments comentarios (0)

TENOCHTITLAN Y TLATELOLCO

Los ojos occidentales que por primera vez veían las ciudades mexicas de Tenochtitlan y Tlatelolco no escatimaron en sus relatos la profunda impresión que les causaban ambos sitios vecinos. Las palabras del cronista soldado Bernal Díaz del Castillo son elocuentes acerca de esto. Desde lo alto del Templo Mayor de Tlatelolco observó el panorama que ante él se presentaba: acueductos, calzadas, templos, palacios, casas, mercado… todo aquello que forma una metrópoli y le da vida. He aquí sus palabras:

“…y allí vimos las tres calzadas que entran en México […] Y veíamos el agua dulce que venía de Chapultepec, de que se proveía la ciudad, y en aquellas tres calzadas, las puentes que tenían hechas de trecho a trecho, por donde entraba y salía el agua de la laguna de una parte a otra; y veíamos en aquella gran laguna tanta multitud de canoas, unas que venían con bastimentos y otras que volvían con carga y mercaderías; y veíamos que cada casa de aquella gran ciudad, y de todas las demás ciudades que estaban pobladas en el agua, de casa a casa no se pasaba sino por unas puentes levadizas que tenían hechas de madera, o en canoas; y veíamos en aquellas ciudades cúes y adoratorios, a manera de torres y fortalezas, y todas blanqueando, que era cosa de admiración, y las casas de azoteas, y en las calzadas otras torrecillas y adoratorios que eran como fortalezas” .

IMÁGENES: A. Zona arqueológica del Templo Mayor de Tenochtitlan. Ciudad de México. B. Zona arqueológica de Tlatelolco. Ciudad de México.

Fotos: Saturnino Vallejo. Marco Antonio Pacheco / Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “Tenochtitlan y Tlatelolco. De cronistas, viajeros y arqueólogos…”, del autor Eduardo Matos Moctezuma, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 99, titulada De la crónica a la arqueología. Visión de cinco ciudades prehispánicas.




LUGAR DE NACIMIENTO DEL QUINTO SOL

Publicado el 18 Ee noviembre Ee 2015 a las 0:30 Comments comentarios (0)

LUGAR DE NACIMIENTO DEL QUINTO SOL

Los grupos nahuas posteriores a Teotihuacan, al no saber quiénes habían construido la antigua ciudad, la atribuyeron a los dioses e, incluso, en ella ubicaron uno de los mitos principales: aquél que habla del nacimiento del Quinto Sol, el Sol del hombre nahua. Testimonio de esto son las peregrinaciones que hacían al lugar y el relato del mito en distintas fuentes como, por ejemplo, en la Leyenda de los Soles (Códice Chimalpopoca). Fray Bernardino de Sahagún habla de este mito y de la fundación de la ciudad en su Historia general de las cosas de Nueva España, en el Códice Matritense de la Real Academia y en el Códice Matritense del Real Palacio. De Teotihuacan los mexicas copiaron el trazo de la ciudad en cuatro cuadrantes o barrios principales que vemos en Tenochtitlan. Excavaron en Teotihuacan, como lo demuestran las más de 40 piezas procedentes de esta ciudad que se encontraron en el Templo Mayor mexica, y copiaron los templos con talud y tablero; asimismo, pintaron motivos que recuerdan algunos elementos típicamente teotihuacanos y tallaron esculturas del dios viejo que imitan las figuras encontradas en Teotihuacan.

IMÁGENES: IMÁGENES: A. Pirámide de la Luna, Teotihuacan, estado de México. B. Máscara de piedra verde, concha y obsidiana o itzli. Fue localizada como parte de una ofrenda en el Templo Mayor. C. Urna funeraria en forma de vaso cilíndrico es de estilo teotihuacano. Formó parte de la Ofrenda 5, encontrada al pie de la escalinata de acceso de la Casa de las Águilas de la Zona arqueológica del Templo Mayor. D. Huehuetéotl, dios viejo o del fuego. Fue localizada en el Templo Mayor.

Fotos: Marco Antonio Pacheco / Raíces

Esta publicación es un fragmento del artículo “La arqueología de Teotihuacan”, del autor Eduardo Matos Moctezuma, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 64, titulada Teotihuacan. Ciudad de misterios.



 


  

 



  

 

EL ALTEPETL TEPANECA DE AZCAPOTZALCO

Publicado el 18 Ee noviembre Ee 2015 a las 0:15 Comments comentarios (0)

EL ALTÉPETL TEPANECA DE AZCAPOTZALCO

El altépetl tepaneca de Azcapotzalco fue capital de un imperio hegemónico que se desarrolló aproximadamente entre 1370 y 1428. Este reino tepaneca llegó a unificar políticamente a las poblaciones de la cuenca lacustre, e incluso algunos otros territorios más distantes. Durante prácticamente todo ese periodo de ascenso y crecimiento tepaneca, Azcapotzalco estuvo gobernado por Tezozómoc, verdadero artífice de aquel imperio. Tras su muerte, sus dominios se vieron sacudidos por un conflicto interno –conocido como la Guerra Tepaneca (1428-1430)– que otorgaría el poder a Tenochtitlan y sus aliados. El imperio sería refundado y pasaría a constituir el imperio mexica, que ampliaría sus dominios hasta límites nunca alcanzados en la historia mesoamericana.

IMÁGENES: Tezozómoc (a), huey tlatoani de Azcapotzalco (b), extendía su poder sobre una amplia serie de señores subordinados, cada uno tlatoani de su propio altépetl. Códice Xólotl, lám. VIII (detalle). B. Tezozómoc de Azcapotzalco, a la derecha (a), otorga a Acamapichtli (b) la dignidad de tlatoani. La línea de puntos que sale de la boca del emperador tepaneca y llega hasta el candidato simboliza el hálito del habla, del poder. Códice Azcatitlan, lám. XIII.

Digitalización: Raíces




EL DIA MATLACTLI ATL O 10 AGUA

Publicado el 18 Ee noviembre Ee 2015 a las 0:10 Comments comentarios (0)

EL DÍA MATLACTLI ATL O 10 AGUA

El dios patrono de este día es Xiuhtecuhtli, “Señor del año” o “Señor

de las turquesas”: dios del fuego y del señorío.

Este día pertenece a la trecena 4, ce xóchitl o 1 flor. La trecena inició el 4 y termina el 16 de noviembre. Los dioses patronos de la trecena son Huehuecóyotl, “coyote viejo”, dios de la danza, e Ixnextli, “rostro ceniciento”.

Este día, matlactli atl o 10 agua, es el día 1 de la veintena 14, que se llama Quecholli, que tal vez significa “cuello de hule”, nombre dado a varias especies de ave de plumas ricas. La veintena comienza el 13 de noviembre y termina el 2 de diciembre.



EL TEMAZCAL EN LA ARQUEOLOGIA

Publicado el 18 Ee noviembre Ee 2015 a las 0:05 Comments comentarios (0)

EL TEMAZCAL EN LA ARQUEOLOGÍA

En Mesoamérica, desde tiempos antiguos, el temazcal, "baño de vapor", ha desempeñado un papel importante en la vida social y religiosa. El temazcalli (del náhuatl: tema, "vapor", y calli, "casa") puede definirse como "casa de baño de vapor". En la zona maya se conocía como zumpulcheé, aunque actualmente se conoce como ·chuj, en mam; chu, en kanhobalán; tuj, en quiché, y pus, en tzeltal. Los tarascos lo llaman huriguequa; los totonacos, saq, y en Tajín se conoce como xiaca. La mayoría de los vestigios arqueológicos de temazcales se han localizado dentro de [los] centros ceremoniales [de las antiguas ciudades], frecuentemente asociados a juegos de pelota. Su construcción era similar a la de los palacios y templos, y su tamaño, en comparación con los ejemplares modernos, muestra que eran edificaciones de gran importancia.

Se les construía sobre un terreno o eran semisubterráneos o subterráneos, y podían llegar a albergar hasta 30 personas. Los materiales de construcción incluían piedra con barro, adobes, carrizo o piedra tallada. El piso solía ser de tierra apisonada -en algún caso quemada-, estucado o empedrado, con o sin drenaje. La manera de obtener el vapor era variable: por calentamiento de piedras o de fragmentos de cerámica, sobre los que se arrojaba el agua que provocaba el vapor. En otros casos el horno se encontraba junto al baño, para calentar una pared sobre la que se arrojaba agua.







DONDE ESTUVO EL TOTONACAPAN?

Publicado el 17 Ee noviembre Ee 2015 a las 15:10 Comments comentarios (0)

¿DÓNDE ESTUVO EL TOTONACAPAN?

En 1519, cuando Hernán Cortés arriba con sus huestes a Cempoala (o Zempoala), Veracruz, los totonacas se asentaban en un territorio menor al que ocuparan siglos atrás. El dominio ejercido por los nahuas fue determinante en la contracción de los antiguos límites del llamado Totonacapan, a partir de su sometimiento a la Triple Alianza. El inicio del desarrollo de las culturas del centro de Veracruz se ha fijado entre 100 y 200 d.C. La presencia totonaca en el Tajín hacia el siglo IX, empieza a declinar una centuria después.

La mayoría de los investigadores coincide en señalar que durante los primeros años de la Conquista, el territorio donde se hablaba la lengua totonaca comprendía el área limitada por los ríos Cazones (al norte) y La Antigua, Los Pescados o Huizilapan (al sur), y extensas zonas de los contrafuertes de la Sierra Madre Oriental, en la actual Sierra de Puebla

IMÁGENES: A. Cempoala, Veracruz, era una de las ciudades mesoamericanas que los conquistadores encontraron cuando iban a México-Tenochtitlan. En primer plano, el Altar; en segundo, el Templo de las Chimeneas. Cempoala, Veracruz. B. El dominio de los nahuas o mexicas en el llamado Totonacapan hizo que los límites de su territorio se redujeran al grado que los encontró Hernán Cortés cuando llegó a Cempoala. Palma totonaca hallada en Banderilla, Veracruz. C. Las investigaciones no aportan evidencias de la ocupación ni de la extensión del Totonacapan en sus diferentes etapas culturales. Sin embargo, se han identificado varios elementos distintivos de la cultura totonaca, como los yugos. Yugo, centro de Veracruz, 600-900 d. C. Museo de Antropología de Xalapa.

Esta publicación es un fragmento del artículo “Cempoala, Veracruz, ”, del autor Félix Báez-Jorge, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 99, titulada De la crónica a la arqueología. Visión de cinco ciudades prehispánicas.





LA DIOSA DEL TEMAZCAL

Publicado el 17 Ee noviembre Ee 2015 a las 11:55 Comments comentarios (0)

LA DIOSA DEL TEMAZCAL

Entre los mexicas, la diosa del amor, Tlazoltéotl, también era la diosa protectora de las embarazadas y de las parturientas, numen de las parteras. La mujer embarazada recurría antes y después del parto al auxilio de las terapeutas inspiradas por Tlazoltéotl. La ayuda se proporcionaba con los efectos de un buen baño de vapor, por lo que Tlazoltéotl resulta ser también diosa de los temazcales; dentro del baño se colocaba su efigie en piedra o barro y se le llamaba la "Abuela de los Baños''. Finalmente, a esta abuela se le idemificaba con la diosa Toci, madre de los dioses, la gran paridora, la madre Tierra, que en esta advocación pasa a llamarse Temazcaltoci.



Rss_feed