Factor Maya

  Sabiduria Maya Galactica

El numero ocho "Uaxac" tiene que ver como percibes la realidad. Es el alma en potencia. Es la integración que tanto anhelas de concretar. Son los frutos, de tanto trabajo. Es la expansión de tus objetivos y la plena confianza de que se materializaran. Tiene que ver con el grado de consciencia con el cual te desenvuelves, desarrollas y creas tu propia realidad. Te puedes bloquear cuando estas viviendo una experiencia de vida que no deseas y sientes que no la puedes modificar. Debes entender que, en realidad, no estas siendo consciente de que depende de ti aquello que desees modificar y obtener la vida que realmente deseas. Tienes una fuerza para transformar la realidad en cualquiera de sus formas. Acepta para fluir y estar encauzado en el camino evolutivo. Permite que las polaridades se encuentren y no choquen en ti.

Ocho es el rayo de la resonancia armónica, la base del yo, combinado con la armonía en tu vida. Entra en las frecuencias de la espiral de la red galáctica mayor. Presta atención en qué dirección eres atraída, pues allí hallarás oportunidades únicas. Descubre la armonía de estar en resonancia natural con los demás. Sé receptiva. Eres la adivina de la armonía, el lugar de encuentro de la realidad física y el infinito. Atrae una armonía más profunda hacia circunstancias prácticas en las cuales te encuentras. Libera al ego de querer auto-centrarse. Incorpora las energías potentes que están elevando las frecuencias armónicas del planeta. Respira con facilidad, eres el canto que canta la nueva octava. Has sonar el tono resonante del corazón Uno.

¿Van tus pensamientos, sentimientos y acciones en una misma dirección y sentido?

Por lo general, no. Eres gobernada por una personalidad constituida por múltiples facetas y que se expresa a través de diversas formas, llegando a constituir, en el caso de seres escasamente evolucionados, verdaderas legiones o hidras de mil cabezas, cada uno compitiendo por la supremacía de sus particulares propósitos, visiones y demandas de energía.

Para lograr tu propósito, debe haber unidad e integridad en tu mente, en tu corazón, en tu verbo y en tu accionar. Creas en tu mente y, con tu poder de visualización, inundas esta creación virtual con el sentimiento poderoso de querer hacerlo y, finalmente, pronuncias, las palabras y ejecutas las acciones que expresan el compromiso de llevar a cabo la manifestación de tus sueños. No hay cumplimiento de propósito sin esta cuadriga:

PENSAMIENTO, SENTIMIENTO, VERBO Y ACCIÓN

Actuamos, en general, como entidades mentalmente condicionadas y permeables a múltiples estímulos externos que actúan a través de nuestros miedos, de la ignorancia, de nuestra fuerza y potencia, y la desconfianza, que es una expresión de nuestra falta de certezas. Somos un carruaje tirado por muchos caballos, todos de distinto color, fuerza y tamaño, inconscientes de la presencia y el rumbo trazado por las riendas del carruaje, pugnando cada corcel por dirigirse hacia su particular destino.

Para lograr el propósito, la tares es clara y simple:

Todos los corceles deben ser fundidos en uno solo, como expresión de una personalidad afinada y responsiva al propósito mayor.

Las riendas deben estar firmes en tus manos, como expresión de la claridad y la certeza del propósito y su ubicación; resistentes y tensadas para no sucumbir a los embates externos.

Debe haber un solo cochero, como expresión de tu unidad interna.

EL CARRUAJE es tu cuerpo físico afinado.

LOS CORCELES, son tu personalidad sublimada.

EL COCHERO, amo y señor de tus tres cuerpos inferiores de manifestación, el ser que Yo soy.

La acción del tono ocho es la de unificar y direccionar todas las fuerzas.

PALABRAS CLAVES DEL TONO OCHO

Armonía, congruencia, molde, integración. Es el que da forma y trabaja la integridad. En el tono galáctico 8, se ven los diferentes puntos de vista, todos los ángulos y se aceptan, ya que es la única forma de estar en armonía, si no se genera ruido. Es la resonancia armónica. Es abrazar tus imperfecciones.

La integridad en todo lo que haces. Se honesta, integra y con congruencia armónica, camina hacia un solo corazón, corrige las fallas. Se coherente entre lo que piensas, sientes y haces. Vive tu integridad, así la acción tomara forma. Crea un flujo de armonía en tu vida. Se receptiva. Libérate del ego.

¿Vives lo que crees? Y ¿crees lo que vives?

¿Cómo vives?