Factor Maya

  Calendario Maya Tzolkin Galactico

El numero diez "Lahun" es la acción, la realización, es llevar a cabo, el concretar. Son las herramientas para que te puedas realizar. Tiene que ver con llegar al triunfo sin cargar con el ego. Es la seguridad en todo lo que hagas y el compromiso de hacerlo al máximo posible. Este tono te indica la manifestación de tus acciones y el poder perfeccionar todos tus logros obtenidos. Significa la conciencia ilimitada de dar luz a tus proyectos e ideales. Son los frutos del trabajo bien entendido y el destino de tu misión. Es la intención clara y permanente de tu esencia, es el dar identidad a tu esencia, es el plasmar dentro de las bases internas de tu conciencia. Este tono es una poderosa llave para abrir caminos de sanación, de trabajos importantes, de elevar el espíritu y de no perder tiempo en cuestiones vanas que no te conduzcan a ninguna parte. Eres muy activa, tienes mucha energía y debes plasmar todas tus ideas, hacer las cosas por el bien común.

Diez es el rayo de la manifestación, la base del ser individual, manifestando su verdadera identidad, la base de la Esencia-Ser. Te esperan potentes manifestaciónes, los dos mundos se combinan. La llave para la manifestación en todos los campos es a través de una intención clara y la encarnación de tu divina esencia. ¿Qué es lo que desea manifestar tu corazón? Comienza alineándote con tu esencia. La Esencia alineada intencionalmente crea una forma pensante etérica, una “imagen matriz de energía”. Por tanto que no está restringida por pensamientos limitadores, el patrón energético emerge y evoluciona. A medida que evoluciona se alinea con el patrón mayor hasta que al final se manifiesta. Al recibir el tono 10 se te pide que mires cuidadosamente tus bases.

¿Sobre qué estructuras y creencias está construida tu realidad?

¿Qué es lo que motiva tus elecciones?

Estás ahora creando una nueva base, entrando en todo lo que eres, tu Esencia-Ser. A medida que surge esa base de tu Esencia-Ser, los demás reconocerán tu verdadera identidad. Cuando estás en resonancia con el universo, la manifestación es su resultado natural.

Presta atención a aquello que deseas concretar en tu vida, ve hacia tu interior, busca tus intenciones y anhelos, haz que surja tu propia esencia. Al concretar lo que tu corazón y tu alma desean logras la armonía, al evolucionar te alineas con el gran modelo y todos los seres reconocerán tu verdadera identidad.

Podemos tener muy claros los objetivos, haber identificado las obstrucciones, los desafíos, la acción y sus formas, reunidos los recursos y equilibrado las fuerzas, y haber clarificado tus intenciones; mas todo ello puede ser absolutamente inútil si no alcanzamos la consumación del propósito.

Si no somos capaces de llevar a cabo lo que pensamos hacer, lo que sentimos que deberíamos hacer y dijimos que íbamos a hacer, todo se vuelve vano y superfluo, este es el verdadero momento de la acción, la hora de la verdad, de nuestra propia verdad.

¿Hasta donde estas dispuesta, verdaderamente, a llegar?

¿Cuánta energía estas en condiciones de desplegar?

¿Cómo evitaras perder el rumbo?

Estas son tres preguntas claves, entre muchas otras, que debes tener en consideración y con las que te enfrentaras a la hora de concretar el plan trazado para cumplir con tu objetivo o plan de vida.

Diariamente te encuentras con múltiples escollos, dificultades y obstrucciones en tu ascenso hacia mayores niveles de percepción, acción y conciencia.

Jornada tras jornada, tu temple será puesto a prueba, y tu fe en los designios y la guía superior será confrontada con potencias involutivas que cumplen el rol de presionarte hasta el limite de lo que cada cual es capaz de dar y resistir.

Es en esta tensión, que emerge al momento de abordar la consumación del propósito, donde alcanzas tu máxima realización posible. Es aquí, en este momento, cuando emites la nota personal en el conjunto de la música de las esferas.

Cada uno de nosotros fija su propio plan de vida, con la asistencia de tus guías y maestros, antes de incorporarse en este plano. Entonces debes hacer tu mayor esfuerzo por recordar este propósito original, por encima de todo propósito menor adquirido durante esta presente encarnación.

Sin prisa, pero sin pausa, debes encaminarte, sin volver la vista atrás, hacia la consumación de ese propósito de vida, por muy arriesgadas que las acciones puedan aparecer, por muy tenebrosas que las circunstancias se te presenten y por muy insalvables que se te aparezcan los obstáculos-

PREGUNTAS QUE AYUDAN A TU EVOLUCIÓN ESPIRITUAL

¿Cómo puedes perfeccionar lo que haces?

¿Qué es lo que te ayuda a lograr tu meta?